CÓMO USAR WHATSAPP PARA VENDER (2ª PARTE)

, , , , , ,

Cómo usar WhatsApp Business en tu estrategia de marketing

En el POST anterior te hablé de la importancia de usar WhatsApp en tu estrategia de ventas y de los magníficos resultados que da.

Si no lo has leído aún, puedes hacerlo ahora en el siguiente enlace:

Hoy te voy a contar cómo debes empezar a crear tu lista de contactos y prospectos en esta red que es la más cercana y apropiada para el tú a tú.

Vamos con el proceso:

1. Cómo atraer a tus primeros contactos de WhatsApp Business.

En principio, WhatsApp Business puede ser un poco intrusivo, ya que vas a contactar directamente a través de una de las apps más utilizadas y personales.

Por ello es muy importante que los usuarios no te detecten como spam.

De nada sirve tener una estrategia para vender por WhatsApp si no tienes suficientes contactos para divulgar tu producto.

Por eso, debes buscar formas de pedirles sus números telefónicos a las personas que ya han comprado tus productos o que están interesadas en tu contenido.

La base de datos de tus posibles clientes deberá haber sido aprobada anteriormente.

Es decir, recuerda que antes de enviarle un mensaje a un contacto, deberás tener el consentimiento del mismo.

¿Qué es el Opt-in en WhatsApp?:

Opt-in es una conjunción en inglés que significa nada menos que “dar consentimiento”.

Cuando una persona hace un opt-in en WhatsApp, quiere decir que da su consentimiento para recibir mensajes de una empresa a través de la plataforma.

WhatsApp le exige a los negocios que cumplan este paso cada vez que inician una nueva conversación con un cliente.

La plataforma tiene políticas de uso y privacidad muy rigurosas, que establecen que las empresas sólo pueden comunicarse con personas individuales si éstas antes brindaron un consentimiento informado, voluntario e inequívoco para recibir mensajes en WhatsApp.

Además, WhatsApp indica claramente que una persona debe dar su consentimiento de forma activa y a través de un canal de terceros. 

Los canales de terceros son aquellos canales que tu empresa utiliza para comunicarse con tus clientes.

WhatsApp es muy exigente con sus políticas de uso.

La publicidad no deseada está totalmente prohibida, y los mensajes que las compañías envíen sin el consentimiento expreso de los usuarios, podrían ser motivo de sanciones severas de parte de la plataforma.

Por esta razón, es fundamental cuidar las formas en que tu negocio recolecta los opt-ins de los clientes.

Ten en cuenta que existen diversas maneras de recolectar el consentimiento de tus clientes. 

Lo más importante es ser transparente y apuntar siempre a brindar una experiencia satisfactoria para los clientes.

Existen diferentes acciones que puedes poner en marcha para dar a conocer tu perfil de empresa, el servicio que ofrecerás a través de WhatsApp y obtener el consentimiento de tus prospectos o clientes. 

Puedes insertar enlaces a tu chat de WhatsApp en casi cualquier lugar que desees:

Tu sitio web:

– Instalar un plugin para que aparezca el icono de WhatsApp en la esquina inferior derecha de tu web, permitiendo al usuario chatear en directo.

-Pegarlo como link en un botón llamativo dentro de una página de venta o sección de contacto. Si una persona está visitando una página de ventas es porque realmente está interesado en tu producto y/o servicio pero que a lo mejor le falta un último empujón.

Esta práctica suele ser bastante habitual en lanzamientos de infoproductos o cursos, donde en pocos días se concentran prácticamente todos los esfuerzos de marketing y hay que tratar de cerrar todas las ventas posibles.

Correo electrónico:

Invitar a los suscriptores de tu lista a través de email marketing a que se pongan en contacto directo contigo si quieren preguntarte algo o necesitan más detalles sobre una oferta. 

SMS: 

Si como parte de tu estrategia de Marketing utilizas también SMS, esta es una excelente canal que WhatsApp recomienda para obtener el consentimiento de tus clientes para enviarles mensajes.

Tienda online: 

Otra opción consiste en incluir un cuadro de diálogo durante el proceso de compra de un producto en tu tienda online. De esta manera puedes ofrecerles a tus clientes la posibilidad de recibir su factura a través de WhatsApp, realizar consultas con un representante o hacer seguimiento de la entrega del producto.

Redes sociales: 

Prepara una serie de publicaciones en las que expliques las ventajas de contar con este canal y suma alguna acción promocional que te ayude a conseguir nuevos contactos. Puedes ofrecer códigos descuento o captar leads a través de un divertido test de personalidad:

-Insertar el enlace a tu chat al publicar un anuncio en Facebook o Instagram.

-Añadir un botón de ‘Enviar WhatsApp’ en la parte superior de tu Fanpage de Facebook como método de contacto. 

Medios de comunicación tradicionales:

Flyers, piezas gráficas, tu tienda física, etc. Si tienes un local físico de venta al público, puedes utilizar la vidriera de tu tienda para brindar a tus clientes la posibilidad de que te escriban por WhatsApp, o agregar tu número de teléfono en flyers y folletos impresos de tu negocio.

Por otra parte, que el consentimiento sea activo implica que debe darse mediante una acción del usuario

Como podría ser introducir manualmente un número de teléfono o seleccionar una casilla de forma voluntaria.

Una forma legal para pedirles los datos y poder utilizarlos con esta finalidad es a través de encuestas o incorporando tu teléfono de WhatsApp en la web. Así ellos serán los que puedan escribirte, y al hacerlo forman parte de tu comunidad.

Para esto, crea un campo en tus formularios de registro para que la persona deje su número de teléfono.

Puedes hacerlo en una landing page, en la suscripción de la newsletter de tu blog o en otro canal de comunicación que tu público utilice.

Incluso puedes crear un Call To Action (CTA) en tu página web, dedicado a la atención por WhatsApp, para obtener más contactos telefónicos.

Lo más importante en esta etapa es pedir permiso para agregar usuarios a tu WhatsApp y dejar bien claro en estos campos de solicitud de contactos que van a recibir mensajes.

Esto es importante porque necesitas concentrarte en las personas, y no a todo el mundo le gusta recibir mensajes de desconocidos.

Además de informar de que utilizarás la aplicación para enviar mensajes, deja tu número disponible en todos tus canales para que los usuarios reconozcan tu marca cuando les llegan los mensajes.

Las personas tienen que poder identificar tu número de WhatsApp para que realmente lean tus mensajes.

Por eso, tienes que divulgar tu nueva estrategia de ventas en todos tus canales de comunicación.


2. Guarda los números de tus usuarios y haz listas de transmisión.

Una vez que tengas la base de datos compuesta, puedes segmentarla con la información que dispongas.

Estudiar las necesidades de tus clientes y sus hábitos de compra te será muy útil, además de tener en cuenta otros factores como los demográficos o la edad.

Por ejemplo, no servirá de nada que le envíes un mensaje de una promoción presencial en Valencia a un cliente que te compró online desde México.

Las listas son excelentes porque te ayudan a ahorrar tiempo, especialmente cuando le envías el mismo contenido a más de una persona.

Sin embargo, una desventaja de esta estrategia es que, si una persona no tiene tu contacto guardado en su móvil, no recibirá tu contenido.

Por eso es importante que muestres tu número primero para que los usuarios interesados puedan guardar tu contacto.

La forma más sencilla de crear listas es dividir tus contactos entre las personas que ya han comprado algún producto y las personas que aún no lo han hecho. Pero, puedes ir más lejos para hacer que tu contenido sea más asertivo.

Cómo hacer una buena lista de transmisión:

Cuando se trata de crear una lista de envío de contenido, debes dividir a las personas según la etapa del embudo de ventas en que se encuentran.

Ten en cuenta que no todas las personas están preparadas para realizar una compra.

Esto significa que, si le envías ofertas todo el tiempo a un público que aún no está familiarizado con tu producto, en lugar de atraerlo, lo alejarás porque las personas tenderán a rechazar tu producto antes de conocerlo.


3. Utiliza WhatsApp Business como medio de Atención al cliente y Asistencia.

WhatsApp puede ser una vía más de atención al cliente mediante la cual el consumidor reciba información sobre sus pedidos o resuelva sus dudas por escrito.

Puedes proporcionar asistencia en tiempo real a través de WhatsApp para responder preguntas acerca de tus productos o para ayudar a resolver un problema.

O, por el contrario, tu estrategia puede perseguir la fidelización de tus clientes, ofreciéndoles a través de esta vía ofertas y promociones exclusivas.

Son numerosos los beneficios frente a la llamada tradicional telefónica, la cual necesita una atención total por parte del usuario y requiere que se dé de forma interrumpida.

A través de esta nueva vía, el cliente podrá resolver sus dudas mientras está viendo la televisión, trabajando o haciendo otras actividades.

Se abre la puerta a una comunicación más “escalonada”, y, al quedarse por escrito, le resultará más práctico a la hora de volver a encontrarse con el problema, por ejemplo, una incidencia técnica.


4. Envía contenidos interesantes.

Como toda red social, tu comunidad se alimenta de contenidos de valor y calidad, así que si quieres tener una comunidad fiel toma nota de este tipo de contenido que puedes compartir por WhatsApp Business.

Si ya utilizas WhatsApp en tu vida diaria, sabes que esta herramienta se usa mucho para transmitir información que no siempre es verdadera.

Esto significa que algunas personas no abren mensajes de números desconocidos o no creen en lo que se ofrece a través de esta aplicación.

Por este motivo, debes pensar muy bien antes de enviarles cualquier contenido a tus clientes a través de WhatsApp, especialmente a aquellos que aún no han hecho ninguna compra en tu negocio y que no conocen bien tu marca.

Trata de contribuir todo lo que puedas al aumento de conocimiento de tu público. Esto te ayudará a cautivarlo.

Pero, ten cuidado para no ser una de esas personas que envía mensajes todo el día. Esto aleja a los usuarios de WhatsApp en vez de aproximarlos.


5. Difunde e integra tus campañas de publicidad con WhatsApp Business.

WhatsApp para empresas te permitirá difundir entre tu audiencia social encuestas sobre productos o de satisfacción, sorteos y concursos o códigos descuento.

Cuando difundas tu campaña a través de WhatsApp Business ten en cuenta los diferentes tipos de publicación que puedes hacer. 

Calendarízalos y distribúyelos de forma que no resultes pesado.

Si pones en marcha una campaña, WhatsApp para empresas te puede servir, como las redes sociales, para difundirla.

Dependiendo de la duración pueden enviar mensajes periódicos para comunicar el inicio de la misma, cuando acaba y los ganadores.

Define bien los tiempos, calendariza las publicaciones y ponte en el lugar de los usuarios.

A ti tampoco te gusta recibir spam, ¿verdad?

Cada vez es más común usar WhatsApp en lanzamientos y ventas online porque acerca todavía más la marca al usuario generando muchísima más confianza.

Por ejemplo, se podría utilizar en alguna de estas partes del customer journey (El Viaje del cliente):

  1. En el proceso de decisión: Creando grupos privados para fortalecer el sentimiento de pertenencia al grupo de los usuarios.
  2. En el proceso de venta: Como canal de preguntas/respuestas para resolver las dudas y hacer el cierre de ventas. 

Exprime al máximo la comunicación con los usuarios, cada mensaje es una oportunidad para impactar.  

Aprovecha los mensajes informativos para comunicar las promociones que tengas activas, así como para difundir campañas.


6. Combínalo con Redes Sociales.

gente usando whatsApp

Facebook e Instagram Ads nos ayudan a conectar con los usuarios.

Y ya puedes crear campañas de tráfico de forma estratégica y mandarlos a un chat de Whatsapp para concertar una cita, conseguir un descuento o aquello que se te ocurra.

Solo debes tener en cuenta que el tráfico que envíes a WhatsApp sea lo más cualificado posible para filtrar y que las posibilidades de conseguir clientes sean mayores.

A la hora de implementar una estrategia para aumentar la cantidad de conversaciones con tus clientes a través de WhatsApp, es muy importante que aproveches tus redes sociales.

¿Por qué? Tus clientes están ahí.

Las personas que te siguen en redes sociales ya han dado el primer paso para establecer un vínculo con tu marca.

Son clientes potenciales que no debes pasar por alto.

Por eso, a la hora de aprovechar WhatsApp como canal de ventas, utiliza tus principales redes para obtener el consentimiento de tus usuarios y dirigir tus clientes hacia WhatsApp.

Sólo debes crear un link personalizado para que tus clientes conecten directamente con tu cuenta de WhatsApp.

Sólo debes usar un link con este formato: https://wa.me/TuNumero. Para crear un enlace directo a tu WhatsApp, sólo debes colocar al final del link tu número de teléfono en formato internacional, sin incluir espacios y/o símbolos. Si tu número es, por ejemplo: +34 xx xxxx-xxxx, deberás crea un link así: https://wa.me/34xxxxxxxxx

Facebook ya tiene disponible directamente la integración con WhatsApp. Solo tienes que acceder a la pestaña “Configuración” de tu página de Facebook y en la columna de la izquierda, seleccionar “WhatsApp” para conectar las dos aplicaciones.

Te recomiendo que también incluyas este enlace en las demás redes sociales en las que sueles recibir consultas de tus clientes o interactuar seguido con ellos: Twitter, LinkedIn, Pinterest.

Si usas la publicidad en redes sociales junto a la comunicación en WhatsApp puedes tener un arma de ventas muy efectiva. 

Si la utilizas en combinación con anuncios de Facebook, por ejemplo, puede ser un arma de ventas letal, sobre todo para campañas de remarketing.

Piensa que puedes hacer anuncios de remarketing a aquellas personas que han visto tu producto, pero no terminan de realizar la compra.

Y en esos anuncios puedes llevarles a una conversación de WhatsApp contigo o con tu equipo comercial para terminar de cerrar las ventas.


7. Combínalo con Email Marketing.

whatsApp y Email Marketing

Sean newsletters, envío de ofertas y promociones o sorteos, WhatsApp permite el envío de mensajes regularmente, convirtiéndolo en el heredero real del email marketing.

Prepara un diseño llamativo para comunicar a tus clientes, proveedores y distribuidores el nuevo canal de comunicación.

Como en redes sociales, aprovecha para lanzar alguna promoción, captar nuevos leads y ampliar tu base de datos.


8. Intégralo en tu página web.

 Intégralo a tu página web poniendo un botón de chat de WhatsApp Business en las páginas que más te interesen.

No se trata únicamente de incorporar el número de teléfono en el contacto, sino de que los enlaces sean previsualizables en esta herramienta.

Enviar un link que contenga una pequeña imagen y un texto de la página enviada resulta mucho más atractivo que una URL gigante.

Puedes preparar un pop-up que aparezca cuando un usuario accede a tu web corporativa de forma que dejen sus datos y te confirmen como contacto en su agenda.

WhatsApp Business ha llegado para quedarse, y todo indica que creará un nuevo ecosistema de empresas que brindarán soluciones para impulsar la omnicanalidad en tu negocio.

Ahora te toca a ti implementar todo lo que te he contado en este post y en el anterior.

Empieza poco a poco y no te olvides de medir cada una de las acciones que realices.

Y cuéntame, ¿vas a utilizar ya el WhatsApp en tu estrategia de ventas?

Si necesitas profundizar en el uso de WhatsApp en LA ESCUELA DE VENTAS encontrarás un curso que te va a dar el empuje definitivo.

Se trata de CÓMO VENDER POR TELÉFONO y puedes ver toda la información a través del siguiente enlace:

Curso Cómo vender por teléfono

Te espero en los comentarios.


Hay una forma sencilla de vender en internet.

, , ,

Sin volverte loco con las estrategias.

Sin volverte loco con las herramientas.

Sin que aprendas mil habilidades nuevas que nunca vas a dominar.

La forma más sencilla de vender en internet es ser egoísta, pensar en ti.

Aprovecharte de lo que sabes hacer, solo de lo que sabes hacer muy bien.

Estudiar muy a fondo qué problema gordo, gordísimo, le resuelves a tu potencial cliente con eso que sabes hacer.

Hacer un informe de cómo cambia la vida de tu potencial cliente después de pasar por tus manos, después de consumir tu producto o contratar tu servicio.

Solo esas 3 cosas has de hacer.

Pero, eso sí, esas 3 cosas han de estar muy bien hechas.

Después tu única tarea es elaborar los mensajes adecuados y analizar cuál es la mejor forma de hacer llegar esos mensajes a tu cliente ideal, el que te compra.

Y ya está.

Sin entrar en pánico por no dominar las herramientas de internet.

No es tan difícil.

Enviar un correo no es difícil.

Usar las redes sociales tampoco.

Además, hay profesionales que te pueden echar una mano para que no te agobies.

Pero no quieras construir un transatlántico el primer día.

Con un velero llegarás igual, evaluarás tu propuesta y tomarás decisiones bien fundadas para el futuro.


Los clientes de tus clientes, clientes tuyos son.

, , , ,

O sus amigos, o sus vecinos…

¿Te has dado cuenta de lo fácil que te resulta vender a alguien cuando te lo envía un cliente satisfecho?

Tu cliente tenía una necesidad que tú cubriste, un problema que solucionaste, un deseo que pudiste satisfacer.

Quedó contento y valora en gran medida tus productos, tus servicios.

Y, normalmente, tus clientes se relacionan con otras personas con sus mismas necesidades, sus mismos problemas, sus mismos deseos.

Y hablan entre ellos, comentan, se recomiendan.

Cuenta lo que le ha ido bien para solucionar esos temas de siempre.

Además, los seres humanos tenemos una tendencia natural a querer que todos nuestros amigos compren o contraten lo mismo que nosotros: nuestro mismo seguro del coche, el fotógrafo que nos hizo el reportaje de nuestra boda o la guardería de los niños.

Es decir, es fácil que un cliente que ya has hecho, te haga una venta.

Pero, claro, no se lo propones.

No le explicas cómo hacerlo ni lo que puede ganar con ello.

Él y el amigo que traiga.

Y, por ahí, estás perdiendo una entrada regular de recursos.

Llega el final de mes y estás quejándote de que “está costando mucho vender”, “está muy parado el mercado” y no sabes de donde vas a sacar los ingresos para las próximas semanas.

No sabes dónde encontrar clientes potenciales para tu negocio.

Clientes potenciales a los que ofrecerles tus productos o servicios.

¿Has probado a hacer una campaña ofreciendo algo a tus actuales clientes por cada comprador que te traigan?

Pero debes decirle cómo hacerlo.

No sirve decir: “Si conoces a alguien que necesita X y me lo envías, ya hablaremos”.

No, así no.

Dile: “Entre tus clientes, seguro que hay muchos que tienen el problema X. Habla con ellos y diles que les vas a enviar a una persona que se lo va a resolver, que les va a arreglar ese tema que tanto les preocupa. Diles que tú conoces a esa persona y que a ti también te ha ayudado a eliminar ese problema”.

Además, ofréceles algo de regalo, algo que les resulte verdaderamente interesante. No les ofrezcas dinero o solo dinero. Ofréceles una mejora de tus servicios, lo que sea que haga verdaderamente interesante recomendarte.

Pero, TÚ en último lugar, no lo olvides.

Si quieres profundizar en este tema y asegurarte una entrada continua de clientes a través de referidos, tengo una formación específica para ello que tal vez te interese:


La gran mentira de los negocios online

,

Te preguntas cómo puede ser.

No entiendes qué está pasando.

Y te sientes culpable. Algo has hecho mal.

¿Es posible?

Hace tiempo que montaste tu empresa, una empresa tradicional.

O te estableciste por tu cuenta al acabar tu formación.

Ya sabías que era complicado abrirse camino, pero lo tenías asumido.

Te moviste aquí y allá para captar tus primeros clientes. Las recomendaciones y conocidos funcionaron en un primer momento.

Después llegó el boca-oreja y te defendiste bien, todo hay que decirlo.

Pero pronto te diste cuenta de que, de esta forma, no lograbas una continuidad. No controlabas tú la entrada de clientes.

Ahí fue cuando te hablaron de los negocios online, de la transformación digital, de los negocios del futuro…
Internet.

Entonces lo viste claro. Esa era la fórmula.

Además, los “expertos” en negocios digitales prometían resultados rápidos y fáciles.

¿Cómo no lo habías pensado antes?

Decidiste empezar con ello.

Había que invertir, eso era cierto, pero no era problema porque el retorno estaba asegurado.

¿Sí? ¿Asegurado?

Pronto notaste que algo no iba bien. No te salían las cuentas, no había coherencia en las inversiones que hacías.

De hecho, no sabías el objetivo de cada una de ellas.

No había orden. Llegó el caos a tu negocio.

Ahora tenías menos prospectos, entraban menos potenciales clientes a los que vender.

Y volviste tu mirada al sistema tradicional.

Renegaste de los mercados digitales.

¡No!

No debes renegar del mundo online.

No debes abandonar la idea de llevar a cabo la transformación digital de tu negocio.

Internet sigue siendo un camino necesario, allí hay u montón de herramientas que hay que ordenar y usar.

Tampoco abandones las acciones presenciales, el mundo tradicional.

El secreto está en usar ambos y combinarlos con una estrategia ganadora.

Si quieres aplicar las mejores técnicas para localizar potenciales clientes, tanto a través del canal online como offline, en este programa tienes TODO lo que necesitas para sacar el máximo provecho a ambos mundos:


Disparo único o ráfaga🎯

, ,

A mí no me gustan las armas, la verdad.

No sé usarlas y nunca me ha interesado su manejo.

Pero no voy a entrar en debate porque seguro que habrá quien diga que sirven para defenderse y que al ser humano le ha ayudado a conseguir alimento con más facilidad y rapidez.

De hecho, la evolución de las armas va pareja a la evolución de la humanidad.

Como historiadora, he estudiado las armas que se han usado en los diferentes periodos históricos y he visto su evolución.

Y según han evolucionado, el objetivo a conseguir al usarlas ha cambiado.🎯

Las primitivas puntas de flecha no tienen nada que ver con los misiles tierra-aire actuales y los resultados obtenidos con cada uno de ellos tampoco.

¿Por qué te cuento todo esto?

Porque el lenguaje comercial siempre ha incorporado la nomenclatura de las armas.

➡️ Se dice “one shot” para referirnos a acciones de marketing o ventas centradas en una única acción, sin recurrencia.

➡️ Se habla de “disparar” como sinónimo de acción de venta.

➡️ Un “disparo” es una presentación de venta. A un potencial cliente o a varios.

Bueno, pues pensando en esto, veo las diferentes opciones que hay hoy para conseguir clientes en redes sociales, en internet.

En internet se trabaja más a “ráfagas”: disparas mucho, al aire, casi sin apuntar.

Y, de vez en cuando aciertas.

En el sistema tradicional, procuras centrar el tiro puesto que no tendrás muchas oportunidades y deberías acertar por lo menos con una bala de las que caben en el cargador.

¿Quiere esto decir que hay un método mejor que otro, más seguro?

No, todos son válidos. El resultado final puede ser similar.

La rentabilidad, también.

¿Cómo debes hacerlo?

Combinando ambos.

Por ejemplo, centrándonos en las redes sociales, vemos que, en Facebook se dispara a ráfagas y en Linkedin se centra el tiro.

¿Es mejor Facebook o Linkedin?

Depende.

Cuéntame, ¿Y tú eres más de disparo único o de ráfagas?

Ya seas de uno o de otro, aquí tienes un curso en el que te cuento todo lo necesario para que empieces a vender desde hoy mismo.


13 razones por las que no consigues vender en Internet.

, , ,

Es verdad que llevas tiempo queriendo vender en Internet.

Has oído hablar de que hay muchos emprendedores qué consiguen vender sus productos o servicios con una cierta facilidad a través de la red.

Y te apetece probar.

No tienes mucha idea, pero tampoco crees que va a ser es un problema porque tú te manejas bastante bien navegando cuando te conectas al Facebook, cuando investigas en google…

Por tanto, teniendo un buen producto o servicio como tú lo tienes y conociendo un poco Internet piensas que esto no tiene que ser difícil.

Y lo malo no es que vender en Internet sea fácil o difícil. Lo malo es que depositas unas ilusiones que al poco tiempo se convierten en frustraciones. Y si has seguido otros artículos míos sabrás que una de las cosas que más tiene que cuidar el emprendedor es su estado de ánimo. Y una frustración gratuita e injustificada no te va a beneficiar para nada en tu recorrido de emprendedor a empresario.

Por tanto, mi consejo es que antes de lanzarte a la piscina de la red investigues acerca de cómo hacerlo porque si no lo haces así vas a perder tiempo y dinero. El dinero que invertirás, que no será mucho y el tiempo que dedicarás, que será bastante.

Recuerda que el tiempo de un emprendedor vale mucho dinero.

Es cierto que Internet es una plataforma estupenda para que lances tus productos o servicios, pero no te olvides de que todo tiene que tener un método, una estrategia, un sistema tal y como te vengo repitiendo desde hace tiempo.

Así que hoy quiero comentarte los principales errores que puedes cometer cuando abordas el mercado digital.

 

No están todos. He recopilado los más importantes y creo que si logras evitar estos que te comento a continuación, tienes altas posibilidades de triunfar, siempre que lo que ofrezcas responda a altos estándares de calidad.

Porque esto sí que te lo digo bien alto: a la hora de vender en Internet sólo se puede triunfar cuando ofreces calidad y no mientes. De lo contrario te conviertes en un vendehumos más de los que circulan por la red. Y tú no quieres ser uno de ellos ¿verdad?

Venga vamos pues con la lista de errores a evitar:

1. No tienes estrategia ni dispones de un plan de acción.

Si lo único que haces es publicitar, de vez en cuando, algún producto o servicio tuyo, pero sin disponer de una estrategia completa, nunca verás los resultados de tus actos ni sabrás medirlos, ni sacarás conclusiones, ni nada de nada.

2. Te enfocas solo en el producto y concentras todos tus esfuerzos de marketing en él, olvidándote de ti, de tu marca personal.

Si a tu producto no le añades tu marca, quedará diluido en la inmensidad del océano que es el mercado de intenet. Nadie lo verá

3. No defines quién es tu cliente objetivo.

Te falta foco y tratas de venderle a todo el mundo. Este es uno de los errores más grandes que puedes cometer. Debes dedicar tiempo a definir exactamente, repito, exactamente, a quien le presentas tu producto o servicio.

4. No tienes un sistema de ventas basado en unos pasos bien definidos que vayan desde la publicidad a la prospección, seguimiento, y cierre.

Como todo proceso de venta. Ni más, ni menos. Los mismos pasos que andas cuando tratas de vender a un cliente de forma presencial, debes darlos para vender en Internet. Y, claro, ahí el lenguaje es diferente, las acciones son diferentes…

5. No investigas el mercado para ver si tu producto tiene demanda, si lo están buscando tus posibles clientes.

Porque, si no lo busca nadie, piensa que tal vez el producto no tiene tanta salida como tú creías.

6. No perseveras, no eres constante en tus acciones.

Piensas que venderás tu producto de un día para otro y no elaboras planes de seguimiento a los interesados. Ni insistes debidamente. Abandonas pronto esa venta y vas a por otra. Ignorando que la mayoría de las ventas se producen después de varios contactos (fallidos) con el potencial cliente.

7. No tienes un sitio web profesional y preparado para vender.

Te limitas a publicitarlo en Facebook y demás RRSS y trabajo concluido. Pues no. Igual que no se te ocurriría tener éxito vendiendo en una tienda física que no reuniera unas mínimas condiciones, en internet sucede igual. Tener una web profesional no es caro y te puede reportar mucho dinero. Siempre que no cometas el resto de los errores que te detallo.

8. No eres accesible, no tienes comunicación con las posibles clientes que se acercan a ti.

Ello tes buscan, pero no comunicas cuando estás disponible. Se sienten perdidos y te abandonan en busca de otro.

9. Le ofreces tu producto y tratas de vendérselo a quién no lo necesita.

Y eso significa que te “quemas” porque consumes una energía que deberías destinar a otro potencial cliente.

10. No generas confianza.

Solo te comunicas con tu público para tratar de venderle. En internet, la confianza es tu mayor activo. Debes cuidar a tu público, que sienta que te importa… y que te importe de verdad, que no sea fingido.

11. Tú logística es deficiente.

El proceso de entrega de tu producto es engorroso. Y un proceso de venta ágil es una de las cosas que más valoran los usuarios.

12. Te cuesta transmitir los beneficios que ofreces.

Hablas de las maravillosas características de lo que ofreces, olvidando relatar los beneficios que reportará a tu cliente ideal. Recuerda, el cliente no quiere características. Quiere saber cómo le cambiará su vida tu producto.

13. Le hablas a la razón y olvidas el corazón.

La gente compra con el corazón, todas las compras se realizan desde el corazón de forma impulsiva y, después, solo después, es cuando se trata de justificar ese acto con la razón. Por tanto, a tu cliente debes hablarle al corazón y darle razones para que no se arrepienta de la compra que va a hacer.

 

Este listado es más importante de lo que crees si tienes pensado meterte en el mundo de la venta online o, simplemente, si tienes previsto realizar acciones de venta a través de internet.

No es necesario tener una tienda online propiamente dicha para poder ofertar tus productos y servicios. Puedes hacerlo perfectamente con una web optimizada para ello y poco más. Con pocas estrategias, pero muy definidas y estudiadas.

Y, ahora, cuéntame,

¿Tienes previsto vender en Internet?

 

O, ¿ya lo estás haciendo?
¿qué es lo que más miedo te da, lo que te frena?

Cuéntame todo esto en los comentarios o envíame un correo a hola@inmavives.com. Si tienes alguna duda o quieres alguna aclaración, dímelo.

Y, si te ha resultado interesante el artículo, compártelo en tus RRSS.
Nos vemos en los comentarios.