13 razones por las que no consigues vender en Internet.

, , ,

Es verdad que llevas tiempo queriendo vender en Internet.

Has oído hablar de que hay muchos emprendedores qué consiguen vender sus productos o servicios con una cierta facilidad a través de la red.

Y te apetece probar.

No tienes mucha idea, pero tampoco crees que va a ser es un problema porque tú te manejas bastante bien navegando cuando te conectas al Facebook, cuando investigas en google…

Por tanto, teniendo un buen producto o servicio como tú lo tienes y conociendo un poco Internet piensas que esto no tiene que ser difícil.

Y lo malo no es que vender en Internet sea fácil o difícil. Lo malo es que depositas unas ilusiones que al poco tiempo se convierten en frustraciones. Y si has seguido otros artículos míos sabrás que una de las cosas que más tiene que cuidar el emprendedor es su estado de ánimo. Y una frustración gratuita e injustificada no te va a beneficiar para nada en tu recorrido de emprendedor a empresario.

Por tanto, mi consejo es que antes de lanzarte a la piscina de la red investigues acerca de cómo hacerlo porque si no lo haces así vas a perder tiempo y dinero. El dinero que invertirás, que no será mucho y el tiempo que dedicarás, que será bastante.

Recuerda que el tiempo de un emprendedor vale mucho dinero.

Es cierto que Internet es una plataforma estupenda para que lances tus productos o servicios, pero no te olvides de que todo tiene que tener un método, una estrategia, un sistema tal y como te vengo repitiendo desde hace tiempo.

Así que hoy quiero comentarte los principales errores que puedes cometer cuando abordas el mercado digital.

 

No están todos. He recopilado los más importantes y creo que si logras evitar estos que te comento a continuación, tienes altas posibilidades de triunfar, siempre que lo que ofrezcas responda a altos estándares de calidad.

Porque esto sí que te lo digo bien alto: a la hora de vender en Internet sólo se puede triunfar cuando ofreces calidad y no mientes. De lo contrario te conviertes en un vendehumos más de los que circulan por la red. Y tú no quieres ser uno de ellos ¿verdad?

Venga vamos pues con la lista de errores a evitar:

1. No tienes estrategia ni dispones de un plan de acción.

Si lo único que haces es publicitar, de vez en cuando, algún producto o servicio tuyo, pero sin disponer de una estrategia completa, nunca verás los resultados de tus actos ni sabrás medirlos, ni sacarás conclusiones, ni nada de nada.

2. Te enfocas solo en el producto y concentras todos tus esfuerzos de marketing en él, olvidándote de ti, de tu marca personal.

Si a tu producto no le añades tu marca, quedará diluido en la inmensidad del océano que es el mercado de intenet. Nadie lo verá

3. No defines quién es tu cliente objetivo.

Te falta foco y tratas de venderle a todo el mundo. Este es uno de los errores más grandes que puedes cometer. Debes dedicar tiempo a definir exactamente, repito, exactamente, a quien le presentas tu producto o servicio.

4. No tienes un sistema de ventas basado en unos pasos bien definidos que vayan desde la publicidad a la prospección, seguimiento, y cierre.

Como todo proceso de venta. Ni más, ni menos. Los mismos pasos que andas cuando tratas de vender a un cliente de forma presencial, debes darlos para vender en Internet. Y, claro, ahí el lenguaje es diferente, las acciones son diferentes…

5. No investigas el mercado para ver si tu producto tiene demanda, si lo están buscando tus posibles clientes.

Porque, si no lo busca nadie, piensa que tal vez el producto no tiene tanta salida como tú creías.

6. No perseveras, no eres constante en tus acciones.

Piensas que venderás tu producto de un día para otro y no elaboras planes de seguimiento a los interesados. Ni insistes debidamente. Abandonas pronto esa venta y vas a por otra. Ignorando que la mayoría de las ventas se producen después de varios contactos (fallidos) con el potencial cliente.

7. No tienes un sitio web profesional y preparado para vender.

Te limitas a publicitarlo en Facebook y demás RRSS y trabajo concluido. Pues no. Igual que no se te ocurriría tener éxito vendiendo en una tienda física que no reuniera unas mínimas condiciones, en internet sucede igual. Tener una web profesional no es caro y te puede reportar mucho dinero. Siempre que no cometas el resto de los errores que te detallo.

8. No eres accesible, no tienes comunicación con las posibles clientes que se acercan a ti.

Ello tes buscan, pero no comunicas cuando estás disponible. Se sienten perdidos y te abandonan en busca de otro.

9. Le ofreces tu producto y tratas de vendérselo a quién no lo necesita.

Y eso significa que te “quemas” porque consumes una energía que deberías destinar a otro potencial cliente.

10. No generas confianza.

Solo te comunicas con tu público para tratar de venderle. En internet, la confianza es tu mayor activo. Debes cuidar a tu público, que sienta que te importa… y que te importe de verdad, que no sea fingido.

11. Tú logística es deficiente.

El proceso de entrega de tu producto es engorroso. Y un proceso de venta ágil es una de las cosas que más valoran los usuarios.

12. Te cuesta transmitir los beneficios que ofreces.

Hablas de las maravillosas características de lo que ofreces, olvidando relatar los beneficios que reportará a tu cliente ideal. Recuerda, el cliente no quiere características. Quiere saber cómo le cambiará su vida tu producto.

13. Le hablas a la razón y olvidas el corazón.

La gente compra con el corazón, todas las compras se realizan desde el corazón de forma impulsiva y, después, solo después, es cuando se trata de justificar ese acto con la razón. Por tanto, a tu cliente debes hablarle al corazón y darle razones para que no se arrepienta de la compra que va a hacer.

 

Este listado es más importante de lo que crees si tienes pensado meterte en el mundo de la venta online o, simplemente, si tienes previsto realizar acciones de venta a través de internet.

No es necesario tener una tienda online propiamente dicha para poder ofertar tus productos y servicios. Puedes hacerlo perfectamente con una web optimizada para ello y poco más. Con pocas estrategias, pero muy definidas y estudiadas.

Y, ahora, cuéntame,

¿Tienes previsto vender en Internet?

 

O, ¿ya lo estás haciendo?
¿qué es lo que más miedo te da, lo que te frena?

Cuéntame todo esto en los comentarios o envíame un correo a hola@inmavives.com. Si tienes alguna duda o quieres alguna aclaración, dímelo.

Y, si te ha resultado interesante el artículo, compártelo en tus RRSS.
Nos vemos en los comentarios.

    

18 TENDENCIAS DE MARKETING QUE HARÁN DESPEGAR TUS VENTAS EN 2018

,

Todos los años se repite la misma historia: te propones aumentar tus ventas un 10, un 20 o un 30% respecto al año anterior. Incluso, en algunos casos, te propones empezar a rentabilizar tu negocio porque, hasta ahora, no lo has conseguido.

Y, ¿qué sucede? que anotas 3 o 4 estrategias a seguir, te propones trabajar más, llegar a más clientes y ya está.

¿De verdad crees que SOLO con eso las ventas aumentan porque SÍ?

Esto son pensamientos que lanzas al aire, que luego no se materializan en acciones y que conforme avanza el mes de enero van diluyéndose para quedar totalmente en el olvido cuando febrero llega falto de ilusión y de resultados.

¿Por qué no cambias este año de estrategia?

Te propongo que te pares a pensar qué acciones concretas de marketing te interesa aplicar en tu negocio, cuáles son las que te pueden reportar un resultado más o menos inmediato y cuáles son las que te permitirán asegurar resultados estables a lo largo del año.

Si, ya sé, andas liadísimo organizando todo y no tienes tiempo de recopilar nada.

Bueno, yo lo he hecho por ti. He preparado una lista de 18 TENDENCIAS DE MARKETING que puedes implementar fácilmente, sin gastos adicionales.

Además, son acciones ya testadas por otros profesionales. Se sabe que funcionan y solo tienes que adaptarlas a tu personalidad y a las características de tu negocio.

Empezamos.

1.  Facebook.

Es la tendencia TOP del momento. Todos estamos en Facebook. Es gratis y además permite la interacción inmediata. Es una herramienta fácil de utilizar en la que puedes informar, publicitar, vender… Se pueden hacer muchas cosas. Aunque, cuidado, vigila tu reputación y cuida qué imagen quieres dar. El Messenger de Facebook ofrece muchas posibilidades y está en auge.

2. Instagram.

En el año 2017 es la red social que más ha crecido. También permite hacer multitud de acciones y cada vez más gente se incorpora a ella. Estúdiala por si te interesa.

3.  Whatsapp.

Esto es algo que poca gente usa todavía en sus estrategias de marketing. Y es un error porque todos tenemos whatsapp. Solo hay que tener cuidado con no hacer Spam. No debes invadir la intimidad de tu cliente. Pero, para algunos segmentos de tu cartera de clientes puede ser muy útil y sirve para complementar el servicio que ofreces.

4. Colaboración con influencers.

Averigua quienes son los influencers de tu sector y trata de obtener una colaboración con ellos. En muchas ocasiones, a ellos les viene bien porque les aligera de trabajo y a ti te puede dar una notoriedad importante.

5. Convierte a tus clientes en influencers.

Es la mejor estrategia de marketing que ha existido y existirá. Se trata de las referencias de toda la vida. Cuando un cliente te referencia, el trabajo te lo deja hecho. Y ahora existe la posibilidad de que te referencien en las RRSS. Organiza concursos, retos, lo que se te ocurra para conseguir que el cliente te referencie entre sus amigos y colegas.

6. Especialízate.

En sectores, en productos, en lo que sea. Aunque te parezca que vas a perder posibles clientes. No es cierto. Te asociarán con una especialidad en concreto y te buscarán cada vez que necesiten de tus servicios especializados.

7. Ofrece productos y servicios personalizados y centrados en el cliente.

Crea tus presentaciones y tus estrategias de marketing basándote en esto. Da una atención cercana y personalizada. Utiliza el lenguaje que envuelve a tu cliente.

8. Emociona con tu mensaje.

Hoy en día estamos saturados de mensajes publicitarios y de marketing. Solo recordamos las emociones. Ese es el campo en el que debes moverte.

9. Utiliza la tecnología.

Aunque creas que no sabes. Aunque no te guste. Tus clientes la usan y tienes la obligación de ponerte a ello. Es como si dijeras que no tienes teléfono porque no te aclaras con él. ¿Verdad que no se entendería? Pues con el resto de aparatos tecnológicos, con la informática y con el software sucede lo mismo.

10. Debes procurar aumentar la productividad de tu red de ventas:

Adopta un CRM para la gestión de tus contactos y clientes. Aunque tu equipo lo formes solo tú. De esa forma tendrás todos los datos de tus prospectos y de tus clientes perfectamente organizados y sabrás qué acción llevar a cabo en cada momento.

Hay CRM’s gratuitos. No es necesario que inviertas en ninguna aplicación si todavía no tienes beneficios para ello.

También debes utilizar aplicaciones para hacer tus catálogos virtuales. Así podrás hacerlos llegar a más prospectos y ahorrarás en material de papelería y en imprenta.

11. Incorpora la televenta a tu forma de abordar el mercado.

Debes reducir las visitas a los clientes que no son muy productivos y sustituir las visitas por llamadas telefónicas. Así liberas tiempo para dedicar a tus mejores clientes. Pero estas llamadas deben responder a un orden y a una estrategia de marketing. Para ello es muy útil el CRM que te comento en el apartado anterior.

12. Incorpora el marketing de atracción a tu estrategia.

Haz que el cliente te busque. De esa forma las ventas se cierran más fácilmente porque a todos nos gusta comprar, pero a nadie nos gusta que nos vendan. Debes hacer que tu cliente quiera hablar contigo, quiera probar tus productos o servicios. Procura una experiencia de cliente agradable y verás como esto sucede.

13. Analiza todo.

Incorpora herramientas que te permitan medir todo lo que haces para poder ver resultados y saber qué debes corregir y qué debes potenciar. Esto tampoco tiene un coste económico. Hay herramientas gratuitas de medición de determinados parámetros y, sobre todo, está tu sentido común a la hora de analizar los resultados de lo que haces.

No sirve de nada hacer una acción, pero no comprobar qué resultados se obtienen. De todo lo que hagas, debes tener anotado los resultados obtenidos.

14. Ya no hay barreras entre el mundo online y el mundo offline.

Tus potenciales clientes se mueven en ambos entornos y tú debes estar en ambos también y abordarlos cuando se encuentran en el su mundo offline, cuando les visitas, pero debes continuar el contacto con ellos en su mundo online que es donde están cuando tú te vas.

15. Si vendes productos físicos, asegúrate un buen servicio de entrega y recogida.

Que sea rápido, eficaz y que colme las expectativas. Una vez más volvemos a cuidar la experiencia de cliente.

16. Ofrece soluciones globales.

Productos y servicios cada vez más integrales. Acompaña tu producto o servicio de productos y servicios de colaboradores. De esta forma te aseguras de que el cliente no busca otros proveedores y, además, obtienes unos ingresos extra.

17. Procura automatizar los procesos.

Estudia el ciclo completo de tu trabajo, desde que estás buscando potenciales clientes hasta el momento del cobro. En medio hay un largo proceso que se compone de muchas acciones y algunas de ellas se pueden automatizar. Tomando nota de pequeños detalles y con algunas aplicaciones sencillas de utilizar, se puede conseguir que no se te olvide nada y que quede todo registrado. Además, liberas tiempo tuyo que puedes dedicar a tareas realmente productivas.

18. Finalmente, ten siempre en cuenta que MARKETING y VENTAS no se pueden separar.

Son dos pilares fundamentales que no tienen sentido el uno sin el otro. Toda acción de marketing debe tener un objetivo final de venta (que es lo que medirá si esa acción de marketing es efectiva o no) y toda acción de VENTA debe ir precedida de una estrategia de MARKETING que hará que la venta no sea tan agresiva y potenciará el resultado final.

Bueno, pues aquí te dejo este listado de acciones de marketing que puedes implementar desde este mismo momento. Hay más, pero creo que, por ahora, son suficientes para obtener unos resultados interesantes.

De todo ello vamos a hablar en el CURSO GRATIS que estoy preparando y que tendrá lugar en breve. Si te resulta interesante, puedes inscribirte aquí y recibirás puntual información del mismo.

El ABC de la Venta en el mundo offline y en el mundo online. Estrategias para triunfadores.

El ABC de las Ventas en el mundo offline y en el mundo online. Estrategias para Triunfadores.

Y, tú, ¿qué estrategias estás pensando en implementar en los próximos meses?

Cuéntamelo en los comentarios y si te ha resultado interesante el post, compártelo en las RRSS.

ESTRATEGIA DIGITAL O ESTRATEGIA PRESENCIAL

,

Pero ¿Qué pregunta es esa? ¡Las dos!

Si quieres tener un negocio que funcione, si quieres que tu proyecto de venta llegue a las cotas más altas, debes establecer desde el principio una ESTRATEGIA DIGITAL y una ESTRATEGIA PRESENCIAL.

 

Es curioso como las personas nos bloqueamos en nuestras decisiones por falta de planificación.

 

Te voy a contar mi caso personal porque creo que las cosas como mejor se entienden es con ejemplos. Y, sobre todo, con ejemplos con los que nos podamos sentir identificados.

Cuando yo empecé con mi proyecto propio, con mi empresa, hace más de 10 años, no existían las funcionalidades de internet tal y cómo las usamos hoy.

Si, todos teníamos internet en el ámbito laboral. Pero aún existían muchas empresas que no basaban su día a día en la red. Y es que, en realidad, usábamos el correo electrónico y teníamos una página web. O consultábamos las webs de la competencia y poco más. A ningún emprendedor o empresario de pyme se le ocurría que ese dinero que se había gastado haciendo una web, le pudiera servir de algo. Los comerciales consultaban los listados de empresas en los directorios para visitarlas, pero poco más.

Es decir, seguíamos replicando los modelos de trabajo antiguos, los mismos que se hacían en la era preinternet.

Lo único que cambiaba era que, en lugar de ir a comprar una guía donde aparecían todas las empresas de un determinado municipio o de una determinada asociación profesional, entrábamos en la web de la asociación que queríamos abordar.  O en la del Ayuntamiento del municipio que queríamos visitar, nos imprimíamos el listado de las empresas que allí figuraban. Y actuábamos de la misma forma que cuando teníamos las guía de papel.

¿Te suena esto?

 

Esto es lo que se hacía porque internet era un canal estático. Que no nos permitía entrar en contacto con nuestros potenciales clientes para que nos contaran qué les parecía nuestra oferta. Qué necesidades tenían, cuál era su problema número uno.

 

De esta forma, perdíamos mucho tiempo y dinero en visitar a clientes con ofertas que ni les interesaban ni necesitaban. Y dejábamos de ofrecerles otras que si las necesitaban pero nunca llegamos a enterarnos.

Esto es lo que hice yo con mi negocio. Y no me fue mal. Era lo que había que hacer. Localicé un montón de listados de empresas de diferentes ámbitos. Listados de Colegios Profesionales, de Asociaciones Empresariales o Profesionales, listados de empresas de un determinado municipio. Y las llamaba para concertar una cita o directamente me presentaba en sus instalaciones. Era la mejor forma de llegar a donde quería llegar, de presentarme a cuanta más gente, mejor y de obtener resultados rápidos. Vaya por delante que, a día de hoy, ESTO HAY QUE SEGUIR HACIÉNDOLO.

 

Aunque hoy todo esto ha cambiado. Hoy no necesitamos llamar uno por uno a todos los miembros de un listado para ofrecerles nuestro producto o servicio porque el potencial cliente ya ha buscado lo que quiere. Y no necesita que tú se lo presentes porque internet ya lo ha hecho por ti.

 

Antes de seguir quiero hacer una pequeña aclaración. Hay muchos emprendedores que consideran que los tiempos han cambiado y que ahora ya no se lleva la “visita puerta a puerta” ni las llamadas para concertar visitas de venta porque estos métodos están obsoletos.

Mira, yo no sé si están obsoletos o no, pero lo que no podemos hacer es dejar un viejo camino sin antes tener claro cuál es el camino nuevo que vamos a seguir.

 

No podemos dejar de hacer visitas para captar clientes sin antes haber establecido una estrategia clara para que los clientes nos encuentren a nosotros.

 

Y, encima, pretender que esta ESTRATEGIA DIGITAL sea gratis. Gratis los conocimientos que necesitamos para aplicarla y gratis los métodos por los que los clientes llegarán. Pues no. No es gratis. Como antes no era gratis la inserción de un anuncio en una revista o una valla publicitaria… Ni eran gratis los conocimientos que la gente adquiría para saber diseñar un anuncio o redactar un mensaje para una radio glosando las bondades de nuestro producto.

Pero todo esto se nos ha olvidado. Y, ahora, no queremos salir a vender a la calle, ni hacer llamadas telefónicas porque “el email es muy guay y hace esto por mí y gratis”. Jajajaja.

Así que, yo siento ser portadora de malas noticias.

 

Pero, si quieres triunfar con tu proyecto, necesitarás salir vender, hacer llamadas telefónicas a tus potenciales clientes. Y gastarte dinero en formarte en ESTRATEGIA DIGITAL y en herramientas que te van a permitir llegar a más potenciales clientes.

Y con esto sí que está el éxito asegurado.

 

Cómo te he dicho, voy a contarte mi caso particular respecto a este tema. Es curioso, pero me di cuenta de que me resultaba muy difícil compatibilizar la ESTRATEGIA DIGITAL y la ESTRATEGIA PRESENCIAL para un mismo proyecto.

Yo iba haciendo las tareas que correspondían a cada proyecto por separado y obteniendo resultados. Hasta que un día, analizando cada caso. Me percaté de que en unos proyectos diseñaba una estrategia de acercamiento al cliente de forma offline y, en otros, diseñaba una estrategia totalmente online. Yo misma me sorprendí de este hecho porque no era premeditado (de ahí lo importante de analizarlo todo, evaluarlo y medirlo).

 

Entonces pensé que porqué no me enfocaba en hacer, para cada proyecto, un mix de ambas estrategias.

 

Es decir, ¿por qué no combinar una llamada telefónica para concertar una visita, la realización de la visita de venta y el seguimiento mediante una estrategia de Email-Marketing que me llevará a lograr la venta? O ¿una captación de potenciales clientes a través de las redes sociales y una visita presencial a continuación para presentarle al prospecto mi producto?

Y, en ambos casos ¿por qué no le entregamos al cliente algo nuestro de forma gratuita para que nos conozca y pueda confiar en nosotros y en nuestro producto?

Este cambio de mentalidad supuso un antes y un después en mis resultados y en los resultados de mis clientes porque la facturación creció de forma exponencial.

Pero, no nos olvidemos.

 

Esto no se puede hacer sin tener un plan. Todo tiene un plan.

 

Es algo que no me canso de repetir en todos mis cursos, mis posts y en cualquier lugar donde tengo ocasión de manifestarlo.

Es muy importante recordar que cualquier potencial cliente, después de una visita tuya de ventas, va a acudir a internet para ver qué dice la red de ti y qué dices tú en la red. Y, si cuando te buscan, no te encuentran, olvídate. Nunca sabrás nada más de ese potencial cliente. En ocasiones es peor que no estés presente en la red a que tengas algún comentario negativo. Ya sabemos que no le puedes gustar a todo el mundo y los comentarios negativos pueden existir. Pero el consumidor sabe distinguir a los amargados que pueblan internet rápidamente y sabe cuándo un comentario no es importante, aunque no sea demasiado bueno. Pero, que no existas… eso no gusta.

Y, una última cuestión que no quiero que se me pase por alto. En internet, en las redes es muy fácil estar. Es muy fácil parecer que todo nos va fenomenal y que somos los mejores profesionales del planeta. Pero, como te he dicho antes, el consumidor es muy inteligente y enseguida detecta al impostor. Al que no tiene ni idea, al que te quiere enseñar a hacer algo que él no ha hecho en su vida. Y, esto es lo peor que te puede pasar.

 

Tú eres una marca y detrás de una marca siempre debe haber una labor, una experiencia y un saber hacer.

 

No lo olvides. La marca debe ser cómo la punta del iceberg: lo que vemos. Pero el grueso del iceberg está debajo.

Si tu problema es que no sabes como combinar ambas estrategias, te diré que es muy fácil. Hay herramientas fabulosas con las que te sentirás muy cómodo trabajando. Y para llegar más lejos con tu ESTRATEGIA PRESENCIAL sin necesidad de grandes desplazamientos, existen metodologías de videoconferencias para sesiones en vivo individuales o colectivas.

Tenemos muchísimas opciones. Y son gratis muchas de ellas. Solo hay que hacer el esfuerzo de tratar de descubrirlas y aplicarlas.

Y tú, ¿estás dispuesto a dar el salto?

¿Vas a implementar ambas estrategias o lo estás haciendo ya?

Cuéntame cómo te las has arreglado en tu caso particular. Te espero en el mail y en los comentarios.

¡Ah! Y no te olvides de compartir en las RRSS si te ha parecido interesante este artículo.

    

10 LECCIONES DE MARKETING PARA TENER ÉXITO AL EMPRENDER QUE TE DA TU HIJO TODOS LOS DÍAS.

,

 Hay que ver lo que se agradecen las LECCIONES DE MARKETING para tener éxito al emprender tu negocio.

Sobre todo, cuando estás empezando. Vas buscando como loco en todas partes: en internet, en libros de marketing, te suscribes a todo lo gratuito que encuentras en la red… Y no te das cuenta de que, con tanta información, te haces un lío y no aplicamos nada.

Por eso yo siempre recomiendo que, si vas en serio con tu emprendimiento, si comes de sus beneficios (o piensas hacerlo en breve), si has invertido un montón de dinero en poner en marcha tu negocio, no escatimes en un buen mentor que te ayudará a poner luz en tu camino, será tu sherpa y tu guía y te llevará, exactamente, hasta donde quieras ir.

Pero, como ese no es el tema de hoy, voy a recomendarte algo mucho más barato y que lo tienes al alcance de la mano: TU HIJO. Vale, si no tienes hijos, probablemente tengas sobrinos o niños allegados. También sirve. Te cuento cómo convertirlos en “tu mentor”.

Cuando me propuse escribir este blog tenía muy claro cuál quería que fuera su contenido. El mundo del marketing y las ventas me apasiona.

Y me apasiona porque creo que está en la base de las relaciones humanas; todos queremos relacionarnos con nuestro entorno, ser aceptados y, si es posible ser amados. Y estas cosas se consiguen con las estrategias de marketing que desplegamos. No siempre somos conscientes de ello, pero cuando las cosas no nos salen como queremos, cuando las personas no nos responden como nos gustaría, rápidamente pensamos que nos hemos equivocado en el planteamiento y procuramos cambiarlo para tener más éxito la próxima vez.

Esto lo saben los niños que, cuando quieren algo, siempre buscan la forma de conseguirlo.

Nos llama la atención que nuestros hijos siempre encuentran cómo pedir esa chuchería que están deseando. Y saben si han de hacerlo con mimos, con autoridad, con llanto. Y también a quién pedirle cada cosa. Saben qué les va a dar la abuela, cómo tienen que abordar a la tía o cual es la forma en la que sus padres se rinden a sus deseos.

Bueno, pues esto tan sencillo y natural es Marketing. Y esa sería la aplicación del Marketing en nuestra vida cotidiana.

Cuando nuestro hijo decide que, para conseguir el último juego de la consola, lo mejor es que antes de pedírtelo “te entregue” un sobresaliente en matemáticas, está utilizando la misma estrategia que puedes utilizar tú cuando, antes de vender un producto, entregas una muestra para que lo prueben. Y antes de ofertar un servicio, regalas otro para que te conozcan. ¿Verdad que así es mucho más fácil conseguir un cliente?

Y cuando nuestro hijo decide pedirle a la abuela la bicicleta que tanto desea, lo hace porque sabe que, de todos los posibles candidatos a comprarle la bicicleta, va a ser la abuela la que probablemente más pronto se la conceda. Nuestro hijo, en este caso, está haciendo una segmentación de mercado. Sin saberlo él, pero lo está haciendo.

Bueno, pues esto es lo que debes hacer tú. Aprender a segmentar a tu mercado para ofrecerle a cada cliente lo que realmente necesita.

Porque, en ocasiones, estamos tratando de vender cosas a clientes que no lo necesitan, o no lo quieren. Y nos sentimos frustrados por no conseguirlo cuando con un sencillo estudio previo veríamos que es mejor que nos dirijamos a otro grupo de clientes.

También debemos aprender que es mejor que te conozcan un poco antes de pedirles que te compren. Entrégales “un sobresaliente en matemáticas” antes y luego todo es mucho más fácil.

Pero, para que lo veas mucho más claro, voy a enumerar las 10 lecciones de marketing que te da tu hijo:

 

  1. Segmenta tu mercado.

    Ya has visto cómo lo hace tu hijo. Aprende de él.

  2. Diferénciate.

    Crea una marca personal. Ningún niño quiere ser igual a los demás en sus habilidades. Les encanta que te des cuenta de que tal cosa la hace de una forma que se ha inventado él y solo él.

  3. Ten un espíritu ganador.

    A ver a qué niño le gusta perder. A ninguno. Siempre han de ganar. Incluso, cuando están enfermos: cada uno es el MÁS enfermo.

  4. Sé persistente.

    Esto no hace falta que lo explique. Quien tiene niños alrededor sabe lo pesados que pueden llegar a ser y la cantidad de cosas que consiguen solo por “darnos la paliza”

  5. Rodéate de un equipo de triunfadores.

    No tienes más que ver cuando los niños juegan en el patio y eligen los miembros de cada equipo para practicar determinado deporte. Es cruel, pero el pobrecillo que lo hace peor, siempre se queda el último de la lista de elegidos.

  6. Aprende a gestionar el caos.

    Los niños viven en un caos, SU CAOS. No hay más que ver su habitación, su mochila del colegio, etc. Y no digo que esté bien eso ni que debas buscarlo. En un mundo ideal no existiría el caos, pero, como existe, debes acostumbrarte a eliminarlo en la medida de lo posible y, en la parte que no puedas, a domarlo.

  7. Escoge las redes sociales en las que te vas a manifestar.

    Ahí nuestros hijos son maestros. Se comunican en las redes donde tienen interlocutores. Si no hay interlocutores, no les interesan. Aplícatelo ya.

  8. Cuenta lo que sabes.

    SIEMPRE. Sabes mucho de muchas cosas y nadie se entera salvo tu madre. Sal ahí fuera y grítale al mundo lo que sabes. Te lo agradecerán y tú aprenderás también

  9. Nunca te des por satisfecho.

    No conozco ningún niño que diga que ya tiene bastantes juguetes, que ya ha subido bastantes veces a esa atracción de la feria que tanto le gusta ni que solo tome una chuche. Haz lo mismo. Si hoy ha ido bien, no pares. Estás en racha y puede ir mejor.

  10. Encuentra un competidor con el que medirte.

    Todos los niños tienen un compañero con el que siempre están midiéndose. Cada acción que hacen, cada resultado de examen es importante por si solo y también en relación con ese compañero con el que siempre anda pisándose los talones. Haz tú lo mismo. Pero elige bien. Los mediocres no sobreviven en el mundo EMPRENDEDOR.

 

Hasta aquí las lecciones que puedes aprender de tu hijo. Pero, claro, tú eres un adulto y, aunque hayas aprendido a vivir en el caos y a ir apagando fuegos conforme se presentan, de vez en cuando echas de menos un poco de cordura.

Esto me pasaba a mí. Yo me acostumbré pronto a improvisar, a vivir en el filo de la navaja, pero notaba que, si llevaba todo muy bien preparado, los resultados eran mejores.

Yo era muy joven e inexperta cuando empecé a vender y lo que más me angustiaba en mis reuniones de ventas era el tener que responder a las objeciones decidiendo, en ese preciso momento. qué respuesta daba y, claro, unas veces daba una respuesta, otras la contraria… Pronto me di cuenta de que así no iba por buen camino.

Lo que hice fue que tomé nota de las objeciones más frecuentes, de las preguntas que más se repetían y decidí, en frío, desde mi casa, qué respuestas daría SIEMPRE. Pasara lo que pasara, esa sería mi respuesta. Esto tenía un sentido en ese momento porque yo estaba empezando en esta profesión y no tenía capacidad de respuesta rápida. “Cuando sepa vender, ya no necesitaré tener nada previsto. Me saldrán solas las respuestas”, pensé en ese momento. Error.

Siempre hay que llevar todo bien preparado. Y que no lo parezca.

Pero bueno, yo ahí ya aprendí a llevar las respuestas a las objeciones preparadas.

Otra tarea que me agobiaba entonces era el seguimiento de los clientes. Cuando terminaba mi jornada de ventas, no recordaba exactamente a quién había que llamar, a quién había que enviar un presupuesto y demás acciones a realizar. Así que me hice mi propio CRM. En una hoja de cálculo o en una hoja A4 normal, resumía el estado de los prospectos. Y ello automáticamente los colocaba en el lugar en el que les correspondía para tener clara la próxima acción.

También hice lo propio con las llamadas para conseguir prospectos. Si alguna vez has hecho llamadas para conseguir citas y presentar tus productos o servicios (y supongo que lo habrás hecho más de una vez), te habrás dado cuenta de lo difícil que es llevar el control. Al cabo de media hora ya no sabes a quien has llamado, quien te ha dicho que llames en una hora y quien te ha dicho que le llames mañana. Bueno, pues confeccioné una herramienta también para controlar esto de forma sencilla.

Todo esto también me servía para tener a todos los prospectos y contactos a mano y a golpe de un solo clic. En cualquier momento podía volver a llamarlos, hacerles una propuesta nueva u ofertarles algo exclusivo para ellos. Así nunca me quedaba un día en blanco, sin saber qué hacer y a donde dirigirme.

Y así hasta un montón de herramientas que me fui creando de forma manual. Poco a poco las perfeccioné, las completé y las hice mucho más profesionales. De esta forma las pude poner a la venta en un pack que funcionó muy bien y que los clientes que lo compraron me agradecieron muchísimo. Todos me decían: “Inma, ya era hora de tener algo sencillo a mano para mi día a día en mi negocio. Ahora sé cómo rebatir objeciones y no se me escapa ningún contacto”.

Hoy quiero hacerte a ti un pequeño regalo. Entra en el enlace siguiente y conoce “LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES”. Había pensado dártelo totalmente gratis, pero, en atención a las personas que lo han comprado a su precio, he pensado poner una cantidad ínfima para, de esta forma, no hacer ningún agravio. De verdad, no pretendo hacer negocio con esto. En cuanto entres, lo entenderás. Solo deseo compartir contigo algo que creo que te va a ser muy útil.

CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES QUE CONVERTIRÁN TUS PROSPECTOS EN CLIENTESLA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES CON LA QUE CONVERTIR A TUS PROSPECTOS EN CLIENTES SIN CAER EN LA DESORGANIZACIÓN NI EN LA IMPROVISACIÓN 

Como verás, es muy sencillo establecer unas rutinas de marketing y ventas en tu día a día con tu negocio. Deberías tener siempre los ojos muy abiertos y fijarte en el mundo que te rodea. A mí me encanta ver las manifestaciones espontaneas de marketing y ventas. Las que hacemos sin darnos cuenta. El ser humano es muy sabio y está preparado para sobrevivir en las peores condiciones. Ahí es cuando sacamos lo mejor que llevamos dentro, nuestras habilidades más escondidas. A partir de ahora, trata de identificar estas actitudes en ti y en los que te rodean. Es muy divertido y muy ilustrativo.

Y es que ser emprendedor es una tarea durísima pero apasionante.

Así que mi recomendación es que aprendas a disfrutar de esos momentos que te regala tu día a día. Y, por si acaso, ten siempre a mano tus propias “herramientas de trabajo” para no sentir nunca el vacío bajo tus pies.

Si quieres comentarme algo de “LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES” o preguntarme cualquier duda al respecto, puedes escribirme a hola@inmavives.com.  Estaré encantada de contestarte. Y recuerda, este es el premio que te hago a ti por seguirme, por escribirme y comentarme y por tantas cosas buenas que quiero que sigamos compartiendo.

CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES QUE CONVERTIRÁN TUS PROSPECTOS EN CLIENTESLA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES CON LA QUE CONVERTIR A TUS PROSPECTOS EN CLIENTES SIN CAER EN LA DESORGANIZACIÓN NI EN LA IMPROVISACIÓN 

Espero que disfrutes esta lectura y nos vemos en los comentarios y en las redes sociales.