10 LECCIONES DE MARKETING PARA TENER ÉXITO AL EMPRENDER QUE TE DA TU HIJO TODOS LOS DÍAS.

,
LECCIONES DE MARKETING QUE TE DA TU HIJO TODOS LOS DÍAS

 Hay que ver lo que se agradecen las LECCIONES DE MARKETING para tener éxito al emprender tu negocio.

Sobre todo, cuando estás empezando. Vas buscando como loco en todas partes: en internet, en libros de marketing, te suscribes a todo lo gratuito que encuentras en la red… Y no te das cuenta de que, con tanta información, te haces un lío y no aplicamos nada.

Por eso yo siempre recomiendo que, si vas en serio con tu emprendimiento, si comes de sus beneficios (o piensas hacerlo en breve), si has invertido un montón de dinero en poner en marcha tu negocio, no escatimes en un buen mentor que te ayudará a poner luz en tu camino, será tu sherpa y tu guía y te llevará, exactamente, hasta donde quieras ir.

Pero, como ese no es el tema de hoy, voy a recomendarte algo mucho más barato y que lo tienes al alcance de la mano: TU HIJO. Vale, si no tienes hijos, probablemente tengas sobrinos o niños allegados. También sirve. Te cuento cómo convertirlos en “tu mentor”.

Cuando me propuse escribir este blog tenía muy claro cuál quería que fuera su contenido. El mundo del marketing y las ventas me apasiona.

Y me apasiona porque creo que está en la base de las relaciones humanas; todos queremos relacionarnos con nuestro entorno, ser aceptados y, si es posible ser amados. Y estas cosas se consiguen con las estrategias de marketing que desplegamos. No siempre somos conscientes de ello, pero cuando las cosas no nos salen como queremos, cuando las personas no nos responden como nos gustaría, rápidamente pensamos que nos hemos equivocado en el planteamiento y procuramos cambiarlo para tener más éxito la próxima vez.

Esto lo saben los niños que, cuando quieren algo, siempre buscan la forma de conseguirlo.

Nos llama la atención que nuestros hijos siempre encuentran cómo pedir esa chuchería que están deseando. Y saben si han de hacerlo con mimos, con autoridad, con llanto. Y también a quién pedirle cada cosa. Saben qué les va a dar la abuela, cómo tienen que abordar a la tía o cual es la forma en la que sus padres se rinden a sus deseos.

Bueno, pues esto tan sencillo y natural es Marketing. Y esa sería la aplicación del Marketing en nuestra vida cotidiana.

Cuando nuestro hijo decide que, para conseguir el último juego de la consola, lo mejor es que antes de pedírtelo “te entregue” un sobresaliente en matemáticas, está utilizando la misma estrategia que puedes utilizar tú cuando, antes de vender un producto, entregas una muestra para que lo prueben. Y antes de ofertar un servicio, regalas otro para que te conozcan. ¿Verdad que así es mucho más fácil conseguir un cliente?

Y cuando nuestro hijo decide pedirle a la abuela la bicicleta que tanto desea, lo hace porque sabe que, de todos los posibles candidatos a comprarle la bicicleta, va a ser la abuela la que probablemente más pronto se la conceda. Nuestro hijo, en este caso, está haciendo una segmentación de mercado. Sin saberlo él, pero lo está haciendo.

Bueno, pues esto es lo que debes hacer tú. Aprender a segmentar a tu mercado para ofrecerle a cada cliente lo que realmente necesita.

Porque, en ocasiones, estamos tratando de vender cosas a clientes que no lo necesitan, o no lo quieren. Y nos sentimos frustrados por no conseguirlo cuando con un sencillo estudio previo veríamos que es mejor que nos dirijamos a otro grupo de clientes.

También debemos aprender que es mejor que te conozcan un poco antes de pedirles que te compren. Entrégales “un sobresaliente en matemáticas” antes y luego todo es mucho más fácil.

Pero, para que lo veas mucho más claro, voy a enumerar las 10 lecciones de marketing que te da tu hijo:

 

  1. Segmenta tu mercado.

    Ya has visto cómo lo hace tu hijo. Aprende de él.

  2. Diferénciate.

    Crea una marca personal. Ningún niño quiere ser igual a los demás en sus habilidades. Les encanta que te des cuenta de que tal cosa la hace de una forma que se ha inventado él y solo él.

  3. Ten un espíritu ganador.

    A ver a qué niño le gusta perder. A ninguno. Siempre han de ganar. Incluso, cuando están enfermos: cada uno es el MÁS enfermo.

  4. Sé persistente.

    Esto no hace falta que lo explique. Quien tiene niños alrededor sabe lo pesados que pueden llegar a ser y la cantidad de cosas que consiguen solo por “darnos la paliza”

  5. Rodéate de un equipo de triunfadores.

    No tienes más que ver cuando los niños juegan en el patio y eligen los miembros de cada equipo para practicar determinado deporte. Es cruel, pero el pobrecillo que lo hace peor, siempre se queda el último de la lista de elegidos.

  6. Aprende a gestionar el caos.

    Los niños viven en un caos, SU CAOS. No hay más que ver su habitación, su mochila del colegio, etc. Y no digo que esté bien eso ni que debas buscarlo. En un mundo ideal no existiría el caos, pero, como existe, debes acostumbrarte a eliminarlo en la medida de lo posible y, en la parte que no puedas, a domarlo.

  7. Escoge las redes sociales en las que te vas a manifestar.

    Ahí nuestros hijos son maestros. Se comunican en las redes donde tienen interlocutores. Si no hay interlocutores, no les interesan. Aplícatelo ya.

  8. Cuenta lo que sabes.

    SIEMPRE. Sabes mucho de muchas cosas y nadie se entera salvo tu madre. Sal ahí fuera y grítale al mundo lo que sabes. Te lo agradecerán y tú aprenderás también

  9. Nunca te des por satisfecho.

    No conozco ningún niño que diga que ya tiene bastantes juguetes, que ya ha subido bastantes veces a esa atracción de la feria que tanto le gusta ni que solo tome una chuche. Haz lo mismo. Si hoy ha ido bien, no pares. Estás en racha y puede ir mejor.

  10. Encuentra un competidor con el que medirte.

    Todos los niños tienen un compañero con el que siempre están midiéndose. Cada acción que hacen, cada resultado de examen es importante por si solo y también en relación con ese compañero con el que siempre anda pisándose los talones. Haz tú lo mismo. Pero elige bien. Los mediocres no sobreviven en el mundo EMPRENDEDOR.

 

Hasta aquí las lecciones que puedes aprender de tu hijo. Pero, claro, tú eres un adulto y, aunque hayas aprendido a vivir en el caos y a ir apagando fuegos conforme se presentan, de vez en cuando echas de menos un poco de cordura.

Esto me pasaba a mí. Yo me acostumbré pronto a improvisar, a vivir en el filo de la navaja, pero notaba que, si llevaba todo muy bien preparado, los resultados eran mejores.

Yo era muy joven e inexperta cuando empecé a vender y lo que más me angustiaba en mis reuniones de ventas era el tener que responder a las objeciones decidiendo, en ese preciso momento. qué respuesta daba y, claro, unas veces daba una respuesta, otras la contraria… Pronto me di cuenta de que así no iba por buen camino.

Lo que hice fue que tomé nota de las objeciones más frecuentes, de las preguntas que más se repetían y decidí, en frío, desde mi casa, qué respuestas daría SIEMPRE. Pasara lo que pasara, esa sería mi respuesta. Esto tenía un sentido en ese momento porque yo estaba empezando en esta profesión y no tenía capacidad de respuesta rápida. “Cuando sepa vender, ya no necesitaré tener nada previsto. Me saldrán solas las respuestas”, pensé en ese momento. Error.

Siempre hay que llevar todo bien preparado. Y que no lo parezca.

Pero bueno, yo ahí ya aprendí a llevar las respuestas a las objeciones preparadas.

Otra tarea que me agobiaba entonces era el seguimiento de los clientes. Cuando terminaba mi jornada de ventas, no recordaba exactamente a quién había que llamar, a quién había que enviar un presupuesto y demás acciones a realizar. Así que me hice mi propio CRM. En una hoja de cálculo o en una hoja A4 normal, resumía el estado de los prospectos. Y ello automáticamente los colocaba en el lugar en el que les correspondía para tener clara la próxima acción.

También hice lo propio con las llamadas para conseguir prospectos. Si alguna vez has hecho llamadas para conseguir citas y presentar tus productos o servicios (y supongo que lo habrás hecho más de una vez), te habrás dado cuenta de lo difícil que es llevar el control. Al cabo de media hora ya no sabes a quien has llamado, quien te ha dicho que llames en una hora y quien te ha dicho que le llames mañana. Bueno, pues confeccioné una herramienta también para controlar esto de forma sencilla.

Todo esto también me servía para tener a todos los prospectos y contactos a mano y a golpe de un solo clic. En cualquier momento podía volver a llamarlos, hacerles una propuesta nueva u ofertarles algo exclusivo para ellos. Así nunca me quedaba un día en blanco, sin saber qué hacer y a donde dirigirme.

Y así hasta un montón de herramientas que me fui creando de forma manual. Poco a poco las perfeccioné, las completé y las hice mucho más profesionales. De esta forma las pude poner a la venta en un pack que funcionó muy bien y que los clientes que lo compraron me agradecieron muchísimo. Todos me decían: “Inma, ya era hora de tener algo sencillo a mano para mi día a día en mi negocio. Ahora sé cómo rebatir objeciones y no se me escapa ningún contacto”.

Hoy quiero hacerte a ti un pequeño regalo. Entra en el enlace siguiente y conoce “LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES”. Había pensado dártelo totalmente gratis, pero, en atención a las personas que lo han comprado a su precio, he pensado poner una cantidad ínfima para, de esta forma, no hacer ningún agravio. De verdad, no pretendo hacer negocio con esto. En cuanto entres, lo entenderás. Solo deseo compartir contigo algo que creo que te va a ser muy útil.

CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES QUE CONVERTIRÁN TUS PROSPECTOS EN CLIENTESLA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES CON LA QUE CONVERTIR A TUS PROSPECTOS EN CLIENTES SIN CAER EN LA DESORGANIZACIÓN NI EN LA IMPROVISACIÓN 

Como verás, es muy sencillo establecer unas rutinas de marketing y ventas en tu día a día con tu negocio. Deberías tener siempre los ojos muy abiertos y fijarte en el mundo que te rodea. A mí me encanta ver las manifestaciones espontaneas de marketing y ventas. Las que hacemos sin darnos cuenta. El ser humano es muy sabio y está preparado para sobrevivir en las peores condiciones. Ahí es cuando sacamos lo mejor que llevamos dentro, nuestras habilidades más escondidas. A partir de ahora, trata de identificar estas actitudes en ti y en los que te rodean. Es muy divertido y muy ilustrativo.

Y es que ser emprendedor es una tarea durísima pero apasionante.

Así que mi recomendación es que aprendas a disfrutar de esos momentos que te regala tu día a día. Y, por si acaso, ten siempre a mano tus propias “herramientas de trabajo” para no sentir nunca el vacío bajo tus pies.

Si quieres comentarme algo de “LA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES” o preguntarme cualquier duda al respecto, puedes escribirme a hola@inmavives.com.  Estaré encantada de contestarte. Y recuerda, este es el premio que te hago a ti por seguirme, por escribirme y comentarme y por tantas cosas buenas que quiero que sigamos compartiendo.

CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES QUE CONVERTIRÁN TUS PROSPECTOS EN CLIENTESLA CAJA DE HERRAMIENTAS DE INMA VIVES CON LA QUE CONVERTIR A TUS PROSPECTOS EN CLIENTES SIN CAER EN LA DESORGANIZACIÓN NI EN LA IMPROVISACIÓN 

Espero que disfrutes esta lectura y nos vemos en los comentarios y en las redes sociales.

    

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *