El timo de la estrategia del océano azul


➡️ La estrategia del océano azul la inventó tu competencia.

No, no me he vuelto loca.

Si no sabes lo que es “la estrategia del océano azul” estarás pensando que la semana me ha sentado muy mal.

Si sabes lo que es, estarás pensando que la que no lo sabe soy yo.

Te entiendo.

La estrategia del océano azul la desarrollaron W. Chan Kim y Renée Mauborgne, profesores de una Escuela de Negocios, en un libro con el mismo nombre.

En principio, la idea es buena: a través de la innovación dejas atrás a tu competencia porque tú te diriges a mercados a los cuales ellos no llegan.

Impecable.

hora, vamos a trasladarla a nuestro día, a las empresas normales, que somos casi todas.

Una estrategia constante de búsqueda del océano azul te coloca en una permanente huida hacia adelante porque, por mucho que innoves y encuentres un nicho sin explotar, un mercado virgen o una forma innovadora de hacer marketing, rápidamente viene tu competencia detrás y se te coloca al lado.

Además, con la ventaja de que no se han desgastado con la búsqueda de ese nicho y están listos para vender.

Y tú, otra vez emprendes la búsqueda del próximo “océano azul”.

¿Ahora entiendes por qué digo que esa estrategia la inventó tu competencia?

Así y todo, sé que tu principal problema es localizar una bolsa de potenciales clientes lo suficientemente grande que te permita trabajar con tranquilidad.

Vamos, que lo que no sabes es de dónde sacar a tus prospectos para poder venderles.

Cuando tienes suficientes contactos cualificados, no hay problema. Te compran.
Cuando haces suficientes entrevistas de venta, las cifras finales son buenas.

Pero ¿dónde están esos potenciales clientes?

Pues, este año 2020 me he puesto a trabajar a fondo en este tema y pronto vas a tener una solución.

Muy pronto.

Hoy relájate, disfruta el fin de semana y la semana próxima vas a elaborar tus listas de prospectos.

En cantidad suficiente para no tener que preocuparte ni del océano azul ni de tu competencia.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *