Tu objetivo es que tus clientes te compren


A ti te querrá, como mucho, tu familia.

Y tampoco esto te lo voy a asegurar, la verdad.

Si tu familia te quiere (vamos a partir de este supuesto) estoy segura de que te aguanta muchas impertinencias.

Incluso puede que les haga gracia algunos defectos tuyos.

Los humanos somos así de bobos.

La realidad es que aspectos de tu carácter que odian en otros, en ti les parecen hasta graciosos.

¿A que sí?

¿A que reconoces esto que estoy diciendo?

Pues lo mismo les pasa a tus contactos, a tus prospectos.

A los que les gustas, creen que eres buen profesional, valoran lo que ofrece tu empresa y les parece genial recibir ofertas, novedades, que les informes de lo que tienes para ellos.

Igual que cuando recibes en tu buzón de correo postal las ofertas de algunos grandes almacenes y otros comercios.

En unos casos vas corriendo a ver qué te ofrecen esta semana y en otros lo echas directamente a la papelera.

Pues contigo y tus contactos pasa lo mismo.

Unos desean saber qué tienes para ellos y a otros les da igual.

Ya sabes, no eres como el chocolate, no le puedes gustar a todo el mundo.

¿A que esto te parece muy evidente?

Pues en la clase virtual de esta semana con mis alumnos del grupo de mentoría me he sorprendido (una vez más) de ver lo mucho que les preocupa no ser percibidos como “vendedores”.

Es su principal traba a la hora de vender.

Su problema no es que no sepan vender, es que no quieren ser percibidos como vendedores.

Pero quieren vender y pagan para que yo les diga cómo hacerlo.

Para que les diga cómo “vender sin vender”.

Es de locos.

Y todos los grupos son iguales, todos tienen este problema hasta que yo les cambio la mentalidad y empiezan a vender porque, en realidad, sí que saben hacerlo.

Ya te digo que mi vida parece “el día de la marmota”.

Vuelta a empezar.

Tienes que quitarte el miedo a vender, el miedo a ser percibido como un “vendedor”.


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *